10 consejos para el remitente de la newsletter correcto

Lo que debería de tener en cuenta a la hora de seleccionar el remitente de la newsletter

El remitente es junto al asunto la primera información que recibe el suscriptor sobre un correo. Como parte de un “sobre” digital pertenece a los componentes de un mailing que son visibles antes de la apertura. Por lo tanto, el remitente es decisivo para el éxito de una campaña. El remitente correcto tiene una gran influencia sobre si se abrirá un correo.

Cuando se trata de determinar si los suscriptores clasifican un correo como spam, el remitente juega un papel incluso más importante que el asunto. Para que pueda encontrar el remitente de la newsletter correcto, hemos recopilado algunos consejos prácticos.

1. ¿Dirección de correo o nombre?

En algunos clientes de correo se muestran tanto el nombre del remitente como también la dirección del remitente, en otros solo uno de los dos. El nombre y la dirección del remitente deberían de corresponderse siempre. Así, por una parte, se asegura de que se le reconozca como remitente, incluso cuando solo se muestra el nombre o la dirección. Por otra parte consigue dar una imagen consistente cuando se muestran ambos.

Para la creación de la dirección y del nombre del remitente de la newsletter tiene distintas posibilidades. Qué forma y porqué se recomienda, lo explicamos a lo largo de este artículo. Por motivos de promoción de la marca vale casi siempre la pena incluir el nombre de la marca o de su empresa. Estos son algunos ejemplos:

Dirección del remitente:
*protected email*
ana.garcí*protected email*

Nombre del remitente:
El equipo de Mi Marca
Ana García de Mi Marca

2. Fiabilidad

Como ya hemos mencionado, dependiendo del remitente muchos suscriptores deciden si un correo es spam o no. Por eso, debería de seleccionar siempre un dominio digno de confianza. Las direcciones de remitentes de Gmail, Hotmail o Yahoo resultan poco profesionales y poco fiables.

Cuando la dirección del remitente no corresponde con el remitente en sí y con el resto del correo, lo más seguro es que despierte las sospechas de Phishing. Su correo en el mejor de los casos se borrará, en el peor de los casos se denunciará.

La mejor solución es incluir en la dirección del remitente el dominio web normal (p. ej. *protected email*). Los suscriptores pueden comprobar fácilmente su dirección con solo introducir el dominio en el navegador. Si esto no es posible, debería de usar como mínimo un dominio parecido (p. ej. *protected email*).

3. Reconocimiento

Sus suscriptores se han registrado en su newsletter por algún buen motivo. Les interesan los contenidos que les presenta. Por eso es extremadamente importante que también le reconozcan como remitente de newsletters. Los nombres y direcciones de remitentes tienen que corresponderse a todas sus acciones: cuando se vea el remitente de sus mailings, la asociación con la marca tiene que tener lugar de forma inmediata. Esto lo consigue nombrando la marca en la dirección y los nombres de remitente.

4. Personalidad

Especialmente cuando se trata de contactos personales B2B o contactos B2C más bien informales, se recomienda incluir una persona como remitente. Este procedimiento puede ayudar a que el suscriptor se pueda identificar con el remitente.

Reflexione bien si el contacto personal es importante para su newsletter. Cuando se han creado sus correos como si fuese una persona real quien los envía, puede ser muy práctico incluir una persona como remitente. Esta debería de aparecer dentro del correo como persona de contacto. Si se presenta más bien como marca en la página web y en la newsletter, puede resultar más bien confuso.

5. Continuidad

Una vez se haya decidido por una determinada dirección y un nombre de remitente, en el mejor de los casos deberían de ser permanentes. Cuando el remitente cambia continuamente, resulta sobre todo confuso para los suscriptores. Les resultará más difícil establecer una relación con el remitente.

6. Diferentes remitentes para distintos grupos meta

Cuando envía distintos tipos de mailings, puede ser importante reflexionar sobre si configurar diferentes direcciones para los distintos objetivos. Esto ayuda a sus suscriptores a saber de que trata el correspondiente correo desde el primer vistazo. Posibles direcciones podrían ser por ejemplo:

*protected email*
*protected email*
[email protected] mi-marca.es
[email protected] mi-marca.es

Sobre todo para newsletter clásicas puede ser también útil ponerse en contacto con los diferentes segmentos de suscriptores con distintos remitentes. Por ejemplo, a las mujeres les puede escribir una remitente mujer y a los hombres, un remitente hombre. Esto puede proporcionar mejores ratios de aperturas, porque los suscriptores se pueden identificar mejor con el remitente.

7. Dirección de respuesta propia

A menudo se envían las newsletters desde direcciones noreply. No obstante, esto resulta  rápidamente algo descuidado o reservado. Mejor deles la oportunidad a sus suscriptores de ponerse en contacto con usted. El intercambio con los suscriptores puede ser muy valioso: se hace accesible y posiblemente reciba impresiones o sugerencias muy importantes. Puede incluso valer la pena invitar a los suscriptores a que contesten a sus correos.

Una solución práctica es crear una dirección específica para las respuestas. Cuando un suscriptor responde a su mailing, las respuestas se cargan automáticamente en esta dirección. De esta forma puede recopilar las respuestas de los mailings que se enviaron desde distintas direcciones.

8. Gestión de rebotes

De vez en cuando existe una forma más bien poco práctica para lidiar con los rebotes. Entonces se utiliza una dirección como *protected email* como remitente. El sentido y objetivo de esta dirección es que se le envíen los avisos de los rebotes y así poder recopilarlos.

Pero, esta solución hoy en día es anticuada, existen tecnologías mejores y más fáciles para la gestión de rebotes. Bajo ningún concepto debería de desaprovechar de esta forma el potencial de su dirección de remitente.

9. Entregabilidad/Reputación

La selección de la dirección de remitente no solo influye en los ratios de aperturas, sino también en la entregabilidad de sus mailings. Algunos factores son por ejemplo:

  • direcciones claras, que se puedan clasificar (ningún popurrí de letras o código)
  • ninguna dirección gratuita como Gmail o Yahoo
  • ninguna dirección de respuesta (los proveedores de correos valoran positivamente las respuestas)

Si utiliza su dominio habitual para la dirección de remitente de su newsletter, saca provecho a la reputación que ya tenga este dominio. El envío a través de dominios de marcas o empresas no solo aumenta la confianza de sus suscriptores, sino también mejora su entregabilidad.

10. Probar

Para descubrir qué nombre y dirección de remitente registran los mejores ratios de aperturas, lo mejor es que pruebe distintas versiones. En los test A/B no solo debería de probar diferentes asuntos, sino también distintos remitentes. Pero sea prudente: no juegue con la confianza de sus suscriptores con continuos cambios. Las pruebas no deberían de ser muy frecuentes y no deberían de realizarse con direcciones o nombres muy distintos.

Über den Autor

Eleazar Santana
Asistente de marketing para España, redactor y traductor en Newsletter2Go.

War der Beitrag hilfreich?

Thank You!

Deja un comentario

Newsletter2go verwendet Cookies, um Ihnen den bestmöglichen Service zu gewährleisten. Wenn Sie auf der Seite weitersurfen stimmen Sie der Cookie-Nutzung zu. Ich stimme zu.