Qué se puede hacer con los errores en la newsletter y cómo evitarlos

Medidas de precaución contra errores en la newsletter

El susto puede ser enorme, cuando se comete un error en la newsletter. Una vez se ha hecho clic en “Enviar”, la newsletter ya no se puede recuperar. Por eso, cada remitente quiere evitar los errores en la newsletter que ya está lista.

Pero, cuando se tiene un desliz en la newsletter, lo primero que hay que hacer es conservar la calma. Que cunda el pánico ahora no le ayuda a usted ni a sus suscriptores. En lugar de eso, se debería analizar la situación con tranquilidad y decidir qué es lo siguiente que debe hacer. ¿A quién afecta el problema? ¿Qué ha ocurrido exactamente? ¿Se puede volver a producir el error y descartarlo en el futuro?

Para que pueda evitar más errores en el futuro, en esta entrada le mostramos qué causas pueden tener los errores en la newsletter y qué soluciones existen.

Los suscriptores erróneos reciben la newsletter

Sobre todo si se clasifican y seleccionan los suscriptores manualmente, la cuota de errores es alta. Al realizar el envío a través de la propia cuenta de email, el potencial de meteduras de pata es especialmente alto: cuando accidentalmente se envía a través de la función CC en lugar de la función CCO, cada suscriptor puede ver quién ha recibido la newsletter.

Para evitar estos peligros se debería utilizar sin falta un software de newsletter profesional. Así no puede pasar que los demás suscriptores puedan ver toda la lista. Además, los suscriptores se pueden clasificar y seleccionar directamente a través de criterios. Si no se han incluido los criterios, antes del envío se debería dedicar tiempo a dividir los suscriptores en los correctos segmentos. De esta forma se evitan los errores en el envío.

Se devuelve la newsletter

Cuando se intenta enviar la newsletter a través de la propia cuenta de email, el ratio de entregas no es especialmente alto. Además, se tiene que hacer frente a un aluvión de mensajes de rebotes en la bandeja de entrada. Este problema se puede solucionar con un servidor de envíos profesional.

Pero, un gran porcentaje de devoluciones puede aparecer cuando no se ha enviado ninguna newsletter durante mucho tiempo. Desde el último envío muchas direcciones email pueden haber pasado a ser inactivas. En el próximo envío no se les debería contactar, puesto que ya no son localizables. Newsletter2Go descarta automáticamente por usted las direcciones que ya no se pueden contactar.

Alarma por spam

Si se acumulan denuncias de spam, se debería comprobar si realmente solo se realizan los envíos a los abonados de la newsletter. Solo deberían recibir la newsletter suscriptores que se han registrado en esta de forma explícita. El proceso de desuscripción también de funcionar sin errores ni obstáculos.

Si está seguro de que todos los destinatarios han dado su consentimiento para recibir la newsletter y, a pesar de ello, la newsletter sigue llegando a la carpeta de spam, se tiene que recurrir a otra solución. Aquí ayudan los servidores para envíos incluidos en listas blancas. Estos se encargan de que la newsletter se entregue directamente en la bandeja de entrada. También de forma adicional, procedimientos de certificación como Sender ID, SPF y DMARC pueden mejorar el ratio de entregas y disminuir el ratio de spam.

Nadie lee la newsletter

Cuando la newsletter no se lee, aunque llega al suscriptor, probablemente se deba a la falta de relevancia. El indicador más importante para saber si la newsletter es relevante para sus lectores es el ratio de aperturas. Cuando se puede descartar que la newsletter no ha terminado en la carpeta de spam, se debería comprobar el asunto. El asunto de la newsletter se debería formular de manera que se pueda reconocer a simple vista sobre qué tema trata la newsletter.

Para mejorar el ratio de aperturas, los test A/B son muy útiles. Con ellos se pueden comparar varias versiones de un asunto. La mejor versión se enviará automáticamente a todos los destinatarios seleccionados.

Si estas medidas no surten efecto, debería plantearse si la newsletter es sobre todo interesante para sus suscriptores. Probablemente durante el registro se estableció otro tema central o el suscriptor se registró por un determinado motivo, por ejemplo, durante un sorteo.

Los enlaces están rotos

Ocurre muy rápido que los enlaces no funcionan correctamente debido a un error al escribirlos o al copiarlos y pegarlos. Por eso debería de enviarse a usted mismo sin falta una newsletter de prueba, en la que pueda hacer clic en todos los enlaces. Debería comprobar que todos los enlaces funcionen correctamente y que estén enlazados a las páginas que deben estarlo. En el test de enlaces de Newsletter2Go puede ver a simple vista, antes del envío de su newsletter, si existe algún problema con sus enlaces.

La personalización no funciona

Una personalización con errores no da una buena impresión, ya que se puede reconocer la automatización del saludo personalizado. Por eso, se debería especialmente prestar atención a las fórmulas de personalización. En la newsletter de prueba se puede comprobar si la fórmula es correcta, si se han añadido correctamente los criterios y si se ha incluido un caso alternativo adecuado. Este sustituye a la personalización en caso de que no se pueda llevar a cabo por falta de datos.

Lo mejor es que no intente usted mismo escribir la fórmula de personalización. Es mucho más fácil crearla con un generador. La fórmula, que el generador emite al final, está creada para su software con la sintaxis correcta y completa.

La newsletter no se puede leer en el móvil

Ha invertido mucho trabajo en el diseño de su newsletter y creado cuidadosamente hasta el último detalle. Sin embargo, el mailing en el smartphone se ve de todas las formas, menos bien. ¿Ya le ha ocurrido esto alguna vez? Puede evitar los errores de visualización en móviles desde el principio si en la newsletter utiliza un diseño adaptable.

De esta forma, la newsletter se adapta automáticamente al correspondiente dispositivo en el que se abra. Entre las adaptaciones están entre otras el número de columnas, el tamaño de las imágenes y el tamaño de los textos. En Newsletter2Go, si lo necesita, también puede adaptar usted mismo las reglas para la visualización en móviles.

¿Quiere ir sobre seguro antes del envío de su newsletter? Nuestra lista de comprobación para el email le ayuda a comprobar todos los puntos y no pasar nada por alto.

¿Qué hacer cuando se ha cometido un error?

Cuando se descubre que se ha colado un error en la newsletter, primero se debería intentar detener el envío. El siguiente paso es descubrir a qué destinatarios afecta el error. Si el error en la newsletter es grave, debería ponerse en contacto con estos y disculparse. No se debería escribir a los suscriptores no afectados, así se evita llamar la atención por el error de forma innecesaria.

Una disculpa personal y sincera le permite sumar puntos de simpatía entre los suscriptores. Muestre su humanidad sin problemas. De esta forma puede evitar la probable pérdida de suscriptores, cuando el error se queda como un caso aislado.

Su disculpa debería ser:

  • Rápida. Cuanto más tiempo transcurre entre el error y la disculpa, más preguntas surgirán y perderá más confianza.
  • Única. Tiene que reconocerse a simple vista que se trata de una disculpa que está relacionada con el correo en el tuvo lugar el error.
  • Atractiva. Ofrezca a sus suscriptores una compensación, por ejemplo, un pequeño descuento.

Casos de emergencia, que se pueden corregir posteriormente:

1. Se han incluidos gráficos equivocados
Normalmente los elementos gráficos de la newsletter se almacenan online y al abrir el email se cargan desde un servidor. Por eso, en caso de que sea realmente necesario, se pueden cambiar los gráficos también después del envío. En la ruta de la imagen se introduce la nueva imagen. Pero, debido al esfuerzo que supone, se debería recurrir a esta posibilidad en casos realmente de emergencia.

2. Se han integrado enlaces falsos
Cuando se usa un software de newsletters, los enlaces en la newsletter se redirigen a través de un servidor de seguimiento especial. Esta redirección hace posible el seguimiento de los clics en la newsletter. En caso necesario se puede cambiar el enlace al que se redirige tras haberse llamado la página de seguimiento. Pero, al igual que ocurre con las imágenes, solo se deberían cambiar los enlaces cuando a través del enlace falso se producen problemas graves.

En lugar de llegar a estos extremos, se deberían comprobar detenidamente todas las imágenes y enlaces en una newsletter de prueba. Mientras que no se haya enviado la newsletter, se pueden llevar a cabo los cambios sin ningún tipo de problema.

Über den Autor

Eleazar Santana
Asistente de marketing para España, redactor y traductor en Newsletter2Go.

War der Beitrag hilfreich?

Thank You!

Deja un comentario

Newsletter2go verwendet Cookies, um Ihnen den bestmöglichen Service zu gewährleisten. Wenn Sie auf der Seite weitersurfen stimmen Sie der Cookie-Nutzung zu. Ich stimme zu.